miércoles, 1 de febrero de 2012

Fragmentos de Libros (4)

Hooooola (;
Vale, sí, ya sé que estamos a miércoles y que se me ha vuelto a pasar publicar la sección el martes pero... bueno, no se me ocurre nada xD Pero como sois todos tan sumamente majísimos, me perdonáis, ¿A que sí? :D

El fragmento de la semana pasada era una parte del principio de Divergente, de Veronica Roth, una conversación ebtre Al, Will, Christina y Tis:
- No está bien besarse en público.
Al, Christina y Will me dedican la misma sonrisa de complicidad.
- ¿Qué?- pregunto.
- Se te ve la abnegación - dice Will-. A los demás no nos importa mostrar un poquito de afecto en público.
- Ah- respondo, encogiéndome de hombros-. Bueno..., supongo que tendré que superarlo.
- O puedes seguir siendo frígida- responde Will con un brillo malvado en los ojos-. Ya sabes, si quieres.
Christina le tira un panecillo; él lo agarra y lo muerde.
- No seas malo con ella- le pide la chica-. La figidez es parte de su naturaleza. Igual que para tí ser un sabelotodo.
- ¡No soy frígida!- exclamo.
- No te preocupes- dice Will-, resulta atractivo. Mira, te has puesto roja.
El comentario solo sirve para que me ponga más roja todavía.
Todos ríen. Yo me obligo a reír, y al cabo de unos segundos, la risa me sale sola.
Y, no sé si es que estáis enfadados por no publicar la entrada a tiempo o algo xD, solo ha comentado una persona, la que por cierto ha acertado. Enhorabuena Bubbles (;

Bueno, a lo que iba, este fragmento nos lo ha enviado mi gran amiga twittera y bloggera (porque aún no tengo el placer de conocerla en persona :P) Ylenia, del blog Entre Estanterías.
Y era cierto. A la luz de las velas su apariencia de hombre adulto se había esfumado dando paso a la de un joven de pelo marrón sucio y enmarañado y unos juveniles ojos de color azul eléctrico. Lo que engañaba a la gente que le miraba por primera vez la rala barba que se había dejado crecer para ocultar su verdadera edad. Pero bastaba con mirarle a los ojos para poder descubrir que no era tan mayor como en un principio podía parecer.
- Tengo veinticinco años, señora- contestó él, mirando hacia otro lado.
- ¿Quieres que te arree otro sopapo, chico? Di la verdad.
- No entiendo por qué no hemos llamado aún a la Guardia Real, Aya... -susurró la muchacha morena, cansada de sostener la espada en alto.
¿Sabéis de qué libro es? Esta vez no os voy a dejar con la intriga, os lo diré: el fragmento es de Cuentos de Bereth I, de Javier Ruescas, libro que, por cierto, solo me compraré si me lo firma él (Es mi sueño, ¿¡VALE!? xD).

Os recuerdo que podéis enviarnos vuestros fragmentos de libros favoritos a elnombredellibro@hotmail.com con el asunto "Fragmentos de Libros" y el fagmento con el nombe del libro, el autor.. ya sabéis.

¿Os ha gustado?

3 comentarios:

  1. jeje! no creo que sea por enojo que no lo publicaste en el día que correcto, no te preocupes y bueno, ya ni que adivinar, ya lo has dicho. Me llaman esos libros pero no lo suficiente e_e
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Para eso estaba yo hombre, ^^

    ResponderEliminar

Dinos lo que piensas, ¡Comenta!